Dolor crónico en perros y gatos

El dolor crónico se define como una sensación molesta y aflictiva que persiste más de 3 meses. Puede estar asociado a enfermedades concomitantes, como cáncer, diabetes o artritis, o puede deberse a lesiones que inflaman el tejido, incluso el neuronal. No tiene sentido fisiológico aparente y en la mayoría de los casos es refractario al tratamiento habitual. Se estima que entre un 10% y un 25% de la población humana sufre de dolor crónico y ya se ha convertido en un problema ampliamente reconocido. Aunque la incidencia en perros y gatos es desconocida, su importancia en la clínica cada vez es más patente. 1. En una informe de UK, los veterinarios consideraron la osteoartritis, las enfermedades dentales, auditivas y dérmicas, las patologías vertebrales y medulares y las neoplasias como las causas más importantes de dolor en perros 2.

El sentido fisiológico del dolor es la transmisión del potencial peligro en una zona del organismo al sistema nervioso. Los nociceptores periféricos envían esta información mediante neurotransmisores, y uno de los principales implicados en la señalización del dolor es el glutamato 3.

El SEC es uno de los principales sistemas de control del dolor, funcionando en paralelo al sistema opioide. Tiene un papel clave en el desarrollo y resolución del dolor, así como en aspectos afectivos y cognitivos del dolor 4.

Consecuentemente, los cannabinoides han demostrado tener efectos analgésicos a través de distintos mecanismos 4. Uno de ellos está relacionado con la neurotransmisión del glutamato (Fig. 5). La activación del receptor de glutamato en la neurona postsináptica induce la síntesis de 2-AG, que se libera y activa CBR1 en las neuronas presinápticas. Esto bloquea la entrada de calcio y frena la liberación de neurotransmisores. Es decir, los cannabinoides ejercen un mecanismo de feedback negativo (señalización retrógrada), que pueden actuar de manera directa, activando CBR1, o indirectamente, alterando la actividad de las enzimas de síntesis y degradación de los cannabinoides (FAAH o MGL, por ejemplo).

Probablemente, el efecto antinociceptivo puede estar mediado por la inhibición de la secreción de glutamato en las regiones asociadas al dolor 5.

Image

Esquema del potencial mecanismo de señalización retrógrada del sistema endocannabinoide a nivel sináptico. Figura adaptada de Russo et Hohmann 5.

Otro mecanismo descrito implica la estimulación de receptores de glicina, que modulan la respuesta de los receptores de NMDA. A la vez, a través de la modulación de CB2R, los cannabinoides aumentan la liberación de opioides endógenos por parte de queratinocitos y células del sistema inmune que, a su vez, reducen la sensación de dolor 6.

El cannabis también se ha utilizado contra el dolor causado por la quimioterapia. Por ejemplo, el CBD redujo el dolor neuropático causado por el paclitaxel, sin disminuir la eficiencia de la quimioterapia. La modulación del receptor 5-HT1A es, al menos parcialmente, la responsable de este efecto analgésico. Es más, el cotratamiento con paclitaxel y CBD mostró efectos aditivos o sinérgicos en la reducción de la viabilidad de las células tumorales 7.

El dolor neuropático se asocia a la activación de la microglía en medula espinal y cerebro, que induce una secreción de sustancias proinflamatorias y de especies reactivas de oxígeno. Se sospecha que este aumento de ROS es la causa inicial del dolor neuropático. Hay fármacos con fitocannabinoides que han demostrado eficacia en la reducción del dolor neuropático 8. El CBD, por sus efectos inmunomoduladores, puede regular la actividad de la microglía, a la vez que se reduce el daño tisular causado por esta gracias a sus efectos antiinflamatorios y antioxidantes 9.

Las evidencias moleculares y los estudios preclínicos apuntan a un potente efecto analgésico de los cannabinoides. De todos modos, los resultados de estudios clínicos han sido de momento poco concluyentes, probablemente debido a un número reducido de participantes, la corta duración, la variedad en las presentaciones de cannabinoides, entre otras variables 10,11. En un futuro, pues, sería de interés el desarrollo de estudios que incluyeran poblaciones más grandes y con sistemas controlados de administración.

Aun así, parece más un problema de estadística clínica que no de potencial terapéutico: el informe de la National Academies of Sciences Engineering Medicine afirma que hay evidencias sustanciales o conclusivas que muestran la eficiencia del cannabis en el tratamiento del dolor crónico en adultos 12, resaltando una vez más el gran potencial del cannabis en el dolor.

Así mismo, hay un par de ejemplos que sirven, una vez más, como gran indicativo de este efecto analgésico:

  • La mejora en el dolor fue el efecto que más se observó en mascotas que tomaron un producto con cannabis 13.
  • En aquellos países en que se ha legalizado el cannabis medicinal, el uso de opioides se ha reducido de manera drástica 1.

REFERENCIAS

  1. MacFarlane, P. D., Tute, A. S. & Alderson, B. Therapeutic options for the treatment of chronic pain in dogs. J. Small Anim. Pract. 55, 127–134 (2014).
  2. Bell, A., Helm, J. & Reid, J. Veterinarians’ attitudes to chronic pain in dogs. Vet. Rec. 175, 428–428 (2014).
  3. González-Ramírez, R., Chen, Y., Liedtke, W. B. & Morales-Lázaro, S. L. TRP Channels and Pain. Neurobiology of TRP Channels (CRC Press/Taylor & Francis, 2017). doi:10.4324/9781315152837-8
  4. Woodhams, S. G., Chapman, V., Finn, D. P., Hohmann, A. G. & Neugebauer, V. The cannabinoid system and pain. Neuropharmacology 124, 105–120 (2017).
  5. Russo, E. B. & Hohmann, A. G. in Comprehensive Treatment of Chronic Pain by Medical, Interventional, and Integrative Approaches (American Academy of Pain Medicine, 2013). doi:10.1007/978-1-4614-1560-2_18
  6. Lötsch, J., Weyer-Menkhoff, I. & Tegeder, I. Current evidence of cannabinoid-based analgesia obtained in preclinical and human experimental settings. Eur. J. Pain (2017). doi:10.1002/ejp.1148
  7. Ward, S. J. et al. Cannabidiol inhibits paclitaxel-induced neuropathic pain through 5-HT 1A receptors without diminishing nervous system function or chemotherapy efficacy. Br. J. Pharmacol. 171, 636–645 (2014).
  8. Rahn, E. J. & Hohmann, A. G. Cannabinoids as Pharmacotherapies for Neuropathic Pain: From the Bench to the Bedside.
  9. Booz, G. W. Cannabidiol as an emergent therapeutic strategy for lessening the impact of inflammation on oxidative stress. Free Radic. Biol. Med. 51, 1054–61 (2011).
  10. Fitzcharles, M. A. & Eisenberg, E. Medical cannabis: A forward vision for the clinician. Eur. J. Pain 22, 485–491 (2018).
  11. Meng, H., Johnston, B., Englesakis, M., Moulin, D. E. & Bhatia, A. Selective Cannabinoids for Chronic Neuropathic Pain. Anesth. Analg. 125, 1638–1652 (2017).
  12. National Academies of Sciences, E. and M. The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids. (National Academies Press, 2017). doi:10.17226/24625
  13. Kogan, L. R., Hellyer, P. W. & Robinson, N. G. CONSUMERS’ PERCEPTIONS OF HEMP PRODUCTS FOR ANIMALS Scientific Report. AHVMA J. @BULLET 42, (2016).

Productos Relacionados

MSM
M.S.M.

Estimula la reparación de la piel dañada y reduce el dolor y la inflamación

KrillVet
KRILLVET

Ácidos grasos omega 3 en forma de fosfolípidos, procedentes de Krill